Grooming o acoso sexual cibernético, un delito que va en aumento

El Gobierno debe reglamentar en los próximos días el nuevo Programa Nacional de Prevención del Grooming. En este informe especial de Quántica Radio las alarmantes cifras de este delito en Buenos Aires, los juegos en línea con más denuncias y qué hacer frente a una situación de ciberacoso.

Si bien desde el 2013 que en Argentina se cuenta con la figura penal del Grooming – delito que conlleva una pena de 6 meses a 4 años de prisión -, es al día de hoy que gran parte de la población todavía no la conoce, lo que aumenta por un lado los riesgos y por otro disminuye las denuncias de los casos. Con la hiperconectividad generada por la pandemia se intensificó este delito tan silencioso como peligroso al que niños, niñas y adolescentes están expuestos en internet. Los chicos se vieron obligados a tener mayor contacto con las pantallas – que igualmente hace tiempo ya vienen dominando la rutina de las infancias -, y muchas veces no se conoce quién está del otro lado del chat, ya sea a través de una red social como Facebook, Instagram o TikTok o de videojuegos en línea. Así vienen aumentando cada vez más los casos de niños víctimas de acoso y abuso sexual a través de dispositivos tecnológicos.

Es por eso que la Cámara de Diputados aprobó y convirtió en ley el pasado 12 de noviembre un proyecto para crear un Programa Nacional de Prevención y Concientización del Grooming o Ciberacoso. A mediados de diciembre el Gobierno oficializó la llamada Ley “Mica Ortega” en el Boletín Oficial, y deberá ser reglamentada dentro de los próximos 45 días.

Las cifras del grooming

Los chicos tienen la habilidad para manejar tecnología, pero no la percepción del riesgo que corren. Para tomar dimensión del delito que estamos hablando hay que tener en cuenta las estadísticas, cuyos números son realmente alarmantes. Cabe destacar que Argentina es el país latinoamericano donde los niños acceden más temprano a teléfonos propios, a un promedio de los 9 años de edad, y desde que comenzó la pandemia las denuncias de ciberacoso y grooming en las redes sociales aumentaron un 58%.

El adulto tiene una falsa percepción de la seguridad, concibe que permanece en el mismo espacio físico con su hijo, con su hija y que de cierta forma está resguardado. Pero en realidad sus hijos están con su celular, van a su habitación, y cuando cierran la puerta tienen la posibilidad de entrar a un boliche desde su teléfono”, enfatiza Hernán Navarro, fundador y director de la organización referente en la temática, Grooming Argentina. Según un relevamiento de la misma, “6 de cada 10 chicos se comunican con adultos desconocidos en Internet”; 3 de cada 10 adolescentes entre los 14 y 17 años fue a un encuentro personal con un desconocido; 49% de los niños, niñas y adolescentes fueron agregados por desconocidos a un grupo de WhatsApp sin su consentimiento; al 35% alguna vez le pidieron que enviaran fotos desnudos o con poca ropa y el 33% recibió imágenes o videos de contenido sexual de un desconocido que los contactó por Internet.

Desde Argentina Cibersegura, otra organización sin fines de lucro que desde hace más de 10 años trabaja en el país abordando temas como el Grooming (y otras problemáticas que afectan a la seguridad en el ámbito digital), aseguraron que en abril de 2020 se cuadruplicaron las consultas por grooming en comparación con el mismo período del año anterior.

Capital Federal y Provincia de Buenos Aires no escapan de este delito. El Ministerio Público Tutelar de la Ciudad informó que durante la cuarentena aumentaron un 30% las denuncias por grooming y viralizaciones de imágenes con contenido de abusos sexuales contra niños y adolescentes. Sólo en la Capital este tipo de delitos representa un 20% de las denuncias que recibe la fiscalía que investiga crímenes cibernéticos.

La situación en la Provincia de Buenos Aires también es alarmante: cada 13 horas se abre un expediente por esta clase de delitos, según el Ministerio Público de esa jurisdicción. Además, consultoras privadas afirman que uno de cada tres menores estuvo expuesto a estas prácticas ilegales en el mundo digital. En Latinoamérica, se estima que la estadística asciende a siete de cada diez. Walter Martelo, defensor del Pueblo Adjunto de Buenos Aires y responsable del Observatorio de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, dijo a Télam meses atrás que “un importante aporte para las políticas públicas será la puesta en marcha del proyecto de ley Mica Ortega”.

Ley “Mica Ortega”

Esta ley fue impulsada tras el caso de Micaela Ortega, una niña de 12 años que fue engañada y asesinada en el año 2016 por un hombre de 28 años, Jonathan Luna. El victimario se hizo pasar a través de un perfil falso en Facebook por una niña de la misma edad de Micaela, con el objetivo de ganarse su confianza para lograr reunirse con la menor y abusar sexualmente de ella. Micaela estableció contacto con el hombre y finalmente accedió a encontrarse con él en la esquina de su domicilio. Casi un mes después, el 28 de mayo, su cuerpo fue encontrado golpeado y estrangulado en las afueras de Bahía Blanca.

El objetivo del nuevo Programa es prevenir, sensibilizar y generar conciencia en la población sobre el ciberacoso, a través del uso responsable de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y de la capacitación de la comunidad. Entre otras medidas para lograrlo, se dispondrá la inclusión de cierta información como pantalla de inicio de teléfonos celulares, teléfonos inteligentes, tablets y otros dispositivos, como por ejemplo la peligrosidad de sobreexposición en las redes de niñas, niños y adolescentes; información acerca de la existencia de delitos cibernéticos; advertir sobre la peligrosidad de publicar fotos propias o de amistades; recomendar la utilización de perfiles privados en las redes sociales; brindar información respecto a cómo actuar ante un delito informático; e informar respecto a la importancia de conservar pruebas tales como conversaciones, mensajes, capturas de pantalla, en caso de haberse producido una situación de acoso.

También se creará una página web con información referida al grooming y al uso responsable de las TICs con el fin de que la comunidad pueda encontrar material preventivo. A su vez, la Autoridad de Aplicación podrá celebrar convenios con organismos orientados a la implementación del programa, coordinar un equipo interdisciplinario integrado por especialistas que elabore planes de acción sobre prevención y concientización y organizar espacios de reflexión y debate en establecimientos educativos junto a talleres, seminarios y clases especiales. Por último, promueve difundir investigaciones relacionadas a la problemática y fiscalizar y verificar el cumplimiento de la ley, determinando la aplicación de las sanciones que correspondan en caso de infracción a la misma.

Juegos en línea

Como se dijo anteriormente, el delito de grooming no ocurre solamente en las redes sociales como Facebook o Instagram, también captan niños mediante los juegos en línea.

El Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires (MPT) recibió numerosas denuncias sobre personas que intentaron contactarse con niñas y niños con “fines delictivos” a través de Roblox, un juego en línea en el que se pueden crear mundos virtuales e interactuar entre usuarios. Roblox es una plataforma de juegos multijugador en línea donde se pueden diseñar videojuegos y compartirlos usando una herramienta administrada por el mismo juego. Tiene más de 100 millones de usuarios activos mensuales, y la mayoría son niñas y niños entre 8 y 13 años.

También la aplicación Among Us, que se convirtió en furor en todo el mundo destronando al superpopular Fornite y superando los 60.000.000 de jugadores diarios a nivel global, recibe denuncias por este ciberdelito. “En Among Us, por la propia dinámica del juego, los impostores deben ocultar su identidad para lograr sus cometidos mediante los engaños y manipulaciones. Es una radiografía idéntica de cómo operan los delincuentes sexuales a la hora de ejecutar la modalidad del grooming”, describe Navarro de Grooming Argentina, quien explica que en cualquier lugar donde haya chats y niños del otro lado puede haber grooming.

Además, algo que se observa en los juegos en línea es que muchas veces los chicos juegan con su equipo pero no se comunican por la propia dinámica del juego sino que tienden a hablar por Discord, una plataforma social que permite crear grupos de chat para diferentes juegos, verdadero boom entre los chicos y adolescentes. Según una investigación del Área de Ciberseguridad de Grooming Argentina, si bien la aplicación parece ofrecer un nivel de seguridad bastante óptimo, el punto más sensible se encuentra en los mensajes directos.

Qué hacer frente al Grooming

Para prevenir el Grooming se necesita diálogo. Si bien muchas veces es difícil que los adolescentes sientan la confianza de charlar lo que piensan o lo que les pasa este debe ser uno de los pilares, al igual que estar al día lo más que se pueda con las novedades de internet. Es necesario hablar constantemente para saber cómo los chicos usan la tecnología; pedirles que no compartan información personal; utilizar herramientas de control parental para evitar accedan a contenido inapropiado; y prevenirlos de los peligros que puede ocasionar agregar personas que no conozcan a los juegos en línea o sus redes sociales. En cuanto a estas últimas, asegurarse que los perfiles de Facebook e Instagram estén configurados en de forma privada, lo mismo que en TikTok, que también cuenta con modo restringido donde se filtra los contenidos ya identificados como inapropiados.

Con respecto a cómo accionar para que la denuncia al acosador sea efectiva, se recomienda:

  • No borrar ningún contenido de la computadora o teléfono celular, ya que las conversaciones, las imágenes y los videos que el acosador y la víctima hayan enviado deben ser guardados como prueba.
  • Sacar fotos o capturas de pantalla para almacenar esta información en algún otro dispositivo.
  • No denunciar al perfil acosador en la red social o plataforma web, ya que al hacerlo el administrador del sitio puede bloquear al usuario y generar una pérdida de la información. Al ser bloqueado, el acosador puede con gran facilidad crear un nuevo perfil y continuar realizando el delito.
  • No amenazar al acosador, ya que dificultará a los investigadores la tarea de localizarlo.
  • Denunciarlo ante la justicia. La denuncia de este delito puede hacerse tanto en una Comisaria como en una Fiscalía o llamando al 137, número gratuito que sirve en toda la Argentina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.