Médicos intensivistas reclaman al Presidente

Mediante una carta enviada a Alberto Fernández le solicitan por la falta de personal capacitado e idóneo. También se le reclama por el impuesto a las ganancias que se les cobro a gran parte del personal médico.

En una entrevista realizada en el programa “Ropa Prestada”, el Dr Guillermo Mazzei, del Síndicato de Médicos Intensivistas de la República Argentina nos explica el motivo de la misiva enviada al Presidente Alberto Fernández. “Fundamentalmente nuestro reclamo es porque nosotros tenemos un colectivo de médicos intensivistas que vienen muy cansados, que está muy agotado el personal de salud” , dice Mazzei y agrega: “Nosotros estamos promoviendo una reforma integral de nuestra actividad, le hemos acercado un proyecto al ministerio de salud con una reforma integral de nuestra práctica”. Ese proyecto entre varios puntos importantes incluye uno relacionado con lo salarial.

Guillermo Mazzei, también relaciona la situación crítica de la salud actual con la falta de capacitación y el poco acercamiento de la medicina cotidiana con la medicina crítica, situación que no es propia de la Argentina, sino del mundo.

La entrevista

La Carta:

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 20 de diciembre de 2020
Sr Presidente de la Nación Argentina
Dr Alberto Fernández
S / D:

                                                                      De nuestra mayor consideración,  nos dirigimos a ud en carácter de miembros del SIMIRA (Sindicato De Médicos Intensivistas De La Republica Argentina) y en representación de los y las terapistas  intensivistas de nuestro país, con el fin de poner en vuestro conocimiento la situación actual y la proyección futura para aquelles que integramos esta especialidad, según evaluamos quienes formamos parte de este sector, el que sin dudas tomo protagonismo en la respuesta a la pandemia y que desde hace mucho tiempo percibe una falta de reconocimiento y de una política concreta para estimular a una especialidad que, como decíamos, viene siendo castigada, desconocida y desalentada.
                                                Tal es la gravedad en la situación de nuestra especialidad que en la actual emergencia dictada por la pandemia tanto el estado como el privado y a falta de personal capacitado y/o idóneo debió emplear personal médico sin la especialidad ni capacitación acreditadas, de manera que en muchos casos la mortalidad fue superior a la esperada reflejando la importancia de contar con personal médico formado para ejercer la disciplina. 
                                                Si bien valoramos el esfuerzo encarado por el estado para contener, encausar y disminuir el impacto de la infección del Sars Cov 2 fuimos nosotros quienes claramente lideramos en el campo de batalla y no hemos percibido un reconocimiento acorde a nuestros esfuerzos y participación, por el contrario, vemos que se nos obliga a que paguemos el costo inflacionario reduciendo aún más nuestra calidad de vida.
                                                  En el caso de haber incrementado el número de guardias que cumplimos para poder abastecer la demanda de trabajo y en contrario a lo que se nos prometió, se nos cobró el impuesto a las ganancias con lo cual lejos de beneficiarnos con una quita del mismo nos empobrecimos aún más, incumpliéndose inclusive la ley 27549 donde se decreta la exención de dicho impuesto para nuestro sector, como esenciales. Necesitamos urgentemente una recomposición salarial a través de unas paritarias acordes a nuestras necesidades por lo que también le solicitamos impulse la reapertura de paritarias 2020: aún está a tiempo de demostrar la voluntad política de reconocimiento a nuestro sector de una forma que resulte contundente. 
                                                 Estamos exhaustos.  Suspendimos licencias de todo tipo y, en muchos casos, hasta debimos aislarnos de nuestras familias, muchos colegas perdieron la vida y otros tantos enfrentan secuelas graves.

                                              Como es sabido, estamos alertas frente a un eventual rebrote del virus. Sólo la gratitud de nuestros pacientes y el deseo de ganarle al virus y cumplir con nuestra función de salvar vidas es lo que nos ayuda a continuar.
                                              No hay duda de que cumplimos con nuestro trabajo, garantizando que no se vulnere un derecho humano fundamental como es la salud pública. Esto lleva a qué expongamos a diario nuestras vidas, e incluso la de nuestras familias.
                                               Vemos con esperanzas que se abra el debate sobre el sistema de salud, al cual queremos abonar cuando sea oportuno, pero en la actualidad coyuntural y sabiendo que nuestro sistema segmentado y discontinuo no ha tenido una respuesta concreta en este sentido le solicitamos tenga a bien considerar la institución de un bono de $40.000, no remunerativo y libre de impuestos para todos aquelles que desempeñamos la tarea de intensivistas en los tres sectores, el que si bien no compensa el esfuerzo, dedicación y riesgo a que nos exponemos todos los días, nos alienta a enfrentar esta nueva etapa. Qué bueno sería que en el discurso de Fin de Año Ud. Señor Presidente nos otorgue este reconocimiento para les trabajadores de nuestro gremio. 
                                               Sabemos que en el contexto del presupuesto que ha requerido esta pandemia será la menor inversión esta que le pedimos como una excepción y un gesto de reconocimiento y puntapié inicial a una relación entre los sectores que representamos y por eso nos animamos a llamar su atención sobre estas instancias y solicitarle una audiencia tanto a Ud. como al Ministro de Salud Dr. Ginés González García, para profundizar este contacto y compartir el carácter de nuestras necesidades que abarcan e implican mucho más que solo el aspecto salarial. 
                                             Del análisis de la experiencia actual surge que: ”el sistema de salud precisa de prevención pero también de los recursos adecuados (profesionales contenidos en una política de estímulo y arraigo, capacitados, descansados) para las emergencias, urgencias y catástrofes, las cotidianas y las excepcionales.” 
                                             Estamos seguros de contar con vuestra voluntad para asumir un reconocimiento que en las demás instancias nos ha sido negado. Sin otro particular y esperando una respuesta favorable  en cuanto a reunirnos en una audiencia concertada y a la concreción de un reconocimiento económico nos despedimos de Ud. deseándole un Feliz y Prospero 2021 y a través suyo de nuestro sector y de nuestra comunidad,  lo saludamos con la mayor consideración, respeto y estima. Atte: 

SIMIRA
Sindicato Médicos intensivistas de la República Argentina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.